Bello será una de las seis cuencas de transporte público que se integrarán en 2018 a la segmentación del Valle de Aburrá.

Con el nuevo sistema de cobro al pasaje por medio de la Tarjeta Cívica que tendrán los buses del municipio, se quiere mitigar el hurto a los conductores y la guerra del centavo que se genera en una misma ruta.

El proyecto que inició en 2014, aprobó la operación de las rutas divididas por cuencas, el municipio de Bello se encuentra dividida, en una Unión Temporal, entre la cuenca 1 (Bellanita Group integrada por Bellanita de Transportes y Taxycol) y la cuenca 2 (empresa Hato Viejo).  

Área Metropolitana, máxima autoridad de transporte del Valle de Aburrá, pretende mejorar la calidad del transporte público con un modelo de caja única. Las seis cuencas con las que se vinculará está entidad, muchas se incorporan como rutas integradas al sistema Metro y tienen gran extensión al norte de la ciudad, entre ellas se encuentran Bello, Barbosa, Copacabana y Girardota.

La subdirectora de Movilidad del Área Metropolitana, Viviana Tobón, afirmó que todas las cuencas “han firmado el acuerdo de cooperación empresarial para la operación conjunta, hemos avanzado mucho en el proceso de modernización de las flotas y la reorganización de las rutas”.

Cuatro de las seis cuencas ya cuentan con el pago por medio de la Tarjeta Cívica y se han “unificado” en su imagen para combatir, por medio del nuevo método, la guerra del centavo que no hace bien a la economía, expresó la subdirectora.

Aunque el municipio de Bello ha tenido dificultades en el proceso de incorporación, debido a la situación jurídica de una de las empresas de transporte, continúa la fase de cierre de negociaciones en el sector.

Las cifras que actualmente reporta el Área Metropolitana son de 924 vehículos (un 50% de la flota) que cuentan con el sistema de recaudo por medio de la Tarjeta Cívica, es decir que 250.000 ciudadanos se movilizan a diario en pagando con este método.

Además, la modernización de 632 flotas de las 1.089 rutas integradas y 556 de las 1.760 rutas metropolitanas, ya cuenta con combustibles limpios y tecnología amigable con el ambiente, que han permitido una reducción de 17.000 toneladas al año de smog. 

Por: Tatiana Quiceno

Comunicaciones 
La Buena 95.4 fm

0
0
0
s2smodern